Qué hacer en Frankfurt: la puerta de acceso a Europa

centro-frankfurt

Cuantas veces hemos oído hablar de Frankfurt y su famoso aeropuerto. La que es conocida como la puerta de acceso al viejo continente tiene un problema habitual entre otras grandes ciudades, y es ser conocida por un simple hecho tan anecdótico como las dimensiones de tu aeropuerto. Este post versará sobre qué hacer en Frankfurt, una de las ciudades más especiales de Alemania.

Frankfurt está situada en el sudoeste de Alemania. La imagen que tenemos muchos de esta ciudad se reduce no solo a su mencionado aeropuerto, que junto al de Ámsterdam provee a Europa de vuelos internacionales a todo el mundo, sino por su área más moderna, llena de rascacielos. Aquí es de hecho donde se sitúan las sedes del Banco Central Europeo y del Banco Alemán. Es un área muy moderna, con un cierto aire a la típica ciudad estadounidense con altos rascacielos que dominan el paisaje urbano. En este sentido, Frankfurt es un centro de negocios enorme, y por ella transitan cada día miles de viajeros con funciones meramente comerciales.

romerberg-frankfurt

Visitando la ciudad alemana: qué hacer en Frankfurt

Los datos anteriores no deberían impedirte conocer más de cerca esta ciudad alemana. ¿Te suena de algo Römerberg? Es un cerro donde se emplaza la parte más antigua de la ciudad, y el lugar donde puedes empezar una bonita ruta por el resto de Frankfurt. Aquí puedes ver el Ayuntamiento, pero sobre todo te deleitarás con esa estética tan característica de los pueblos y ciudades alemanas. Si has estado en el país teutón sabrás de lo que hablo, con esos tejados puntiagudos que dominan multitud de casas adosadas de baja estatura, siempre manteniendo una gama cromática más bien sobria. O al menos no tan colorida como el de algunas ciudades del norte de Europa como Copenhague o Estocolmo. Entre los edificios más bonitos de la zona antigua nos quedamos sobre todo con la Colegiata de San Bartolomé. Como muchos otros edificios de Alemania, ha sido reconstruida más de una vez por daños bélicos y eso permite observar ella una buena variedad de estilos.

Otra cosa que se desconoce, y que llama poderosamente la atención, es que Frankfurt tiene una cultura riquísima. No solo la Ópera de Frankfurt es uno de los recintos musicales más importantes de Europa, sino que en la ciudad hay repartidos más de 20 museos. La mayoría de ellos están orillas del río Main, en un lugar que se conoce como la Ribera de los Museos. Muchos de ellos son pinacotecas, entre las que destaca el Städel, lugar que sí sonará a los fans de la pintura y del arte en general. O debería.

que-hacer-en-frankfurt

Aunque hay muchísimo más de lo que hemos hablado hasta ahora para hacer en Frankfurt, otro hecho interesante sobre la ciudad es que tiene su propio barrio rojo. Es cierto que no cuenta con escaparates como los que encontramos por ejemplo en Ámsterdam, cuyo barrio rojo es el más famoso del mundo. Pero si andas por la zona te va a sorprender la cantidad de negocios y portales con luz de neón roja, y sobre todo, la cantidad de gente que se mueve por ellos.

Hasta aquí nuestras recomendaciones sobre qué hacer en Frankfurt. Esperamos que con estos datos ya tengas más ganas de visitar esta ciudad alemana única.

 

 

 

Siguenos:

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.