Primer hotel que ofrece acostarse con tu estrella del porno favorita

hotel-estrellas-porno-japon

Los japoneses siempre han sido pioneros en muchas materias, pero es evidente que aquí han dado todo un golpe de la mesa. Tokyo acogerá el primer hotel de la historia que permitirá tener sexo en sus habitaciones con las estrellas porno favoritas del cliente. Obviamente, esta afirmación tiene algo de truco.

El mecanismo es relativamente sencillo, aunque técnicamente complejo, y se basa en los últimos avances de la realidad virtual. Las habitaciones serán en formato cabina e incluirán un ordenador de última generación, DVD’s pornográficos y unos cascos de realidad virtual que harán las delicias de los más exigentes, sintiéndose en todo momento protagonistas de los visionados escogidos. De este modo, el huésped puede “pasar el rato” con la pornstar que más sea de su gusto y con toda la intimidad del mundo.

¿Y quién hay detrás de esta idea? Pues ni más ni menos que una de las compañías pornográficas más importantes del mundo, Soft On Demand, que ha encontrado en el país nipón un sitio perfecto para implantar su idea, con una previsión de clientes interesados bastante importante. Estas habitaciones no serán excesivamente caras, pues podrán reservarse por horas o por días por un precio de 5 y 25 euros, respectivamente.

Del mismo modo, y ante las dudas levantadas por gran parte de los consumidores por las condiciones de salubridad de un lugar como este, el hotel ha asegurado que no habrá razones para que no cumplan con las exigencias ambientales e higiénicas de cualquier otro alojamiento de la zona, con constantes procesos de limpieza.

Habrá que ver el éxito que llega a cosechar un lugar de estas características y si es exportable a otros países del mundo. Lo que parece evidente es que la realidad virtual está cada vez más a la orden del día en muchos ámbitos como los videojuegos, y el porno, como en tantas otras cosas, no ha querido ser menos.

Siguenos:

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.